Blogia
SERVICIOS SOCIOCULTURALES Y A LA COMUNIDAD - BURGOS

PAULO FREIRE

Foto: Arroyo La Cañada, Córdoba
recreación

"Órgano reconocido por el Foro permanente de Tiempo Libre y Recreación, Montevideo, Uruguay 11/10/1998"
Adherido a la Red Iberoamericana de Animación Socio-Cultural (RIA) 2006
artículos

EDUCACION POPULAR EN LOS MOVIMIENTOS SOCIALES EN AMERICA LATINA: VISION DE PAULO FREIRE (1)
José Rouillon Delgado (2)
(Perú)


Ideas Claves
Educación popular. Movimientos sociales. Proyecto histórico. Participación crítica. Democracia. Sociedad civil. Clases sociales. Concientización. Relaciones dialógicas con diferentes y antagónicos. Opción por los pobres. Globalización. Educación para la Transformación Social.


Resumen
La educación liberadora en Paulo Freire es también una creación y construcción históricamente situada que debe ser innovada de acuerdo a la realidad de nuestros países. Ella se realiza desde múltiples espacios sin perder de vista sus parámetros pedagógicos y/o característicos en vista a su concepción sustantiva de liberación y desde la opción política de una visión y misión de las relaciones opresor-oprimido con objetivos globales hacia un nuevo modelo alternativo de sociedad. Así como hay diferentes lecturas de la realidad también es factible encontrar diversas lecturas sobre Paulo Freire. Lo importante es consensuar sus perspectivas radicales y esenciales desde la opción histórica de los pobres y excluidos, y de la diversidad inter y multicultural.

Las palabras de Paulo Freire de que la educación es sustantivamente política y que nadie se libera solo sino en relación nos plantea un enfoque de persona social comprometida frente o contraria al individualismo de la ideología neoliberal capitalista, como que la finalidad es la emancipación frente a toda sistema de opresión. Paulo Freire al definirse como esencialmente político y adjetivamente pedagogo nos enfatiza la necesaria lectura del mundo en sus desarrollo histórico como relaciones de poder de dominación desde las estructuras económicas, políticas, culturales La educación si es verdad que no resuelve los problemas estructurales de la sociedad si nos arma del los criterios de acción-reflexión-acción para concebir a la educación como un movimiento intrínsecamente liberador a través del compromiso de la persona para transformar la realidad en sus relaciones de exclusión o dominación.


Introducción
La educación popular en la opción freireana se inscribe dentro de la perspectiva de la participación crítica a través de una concepción de educación liberadora para crear el hombre nuevo que transforme nuestra sociedad latinoamericana y su modelo de desarrollo. La participación no es para administrar el sistema humanizándolo sino construyendo nuevas relaciones sociales bajo parámetros y concepción de otro tipo de sociedad creyendo en la utopía de que Otro mundo sí es posible.

La educación popular liberadora actúa desde el Pueblo comprometido influyendo en que el Estado y la sociedad se liberen de todas las ataduras que lo esclavizan y lo dominan en esta etapa de globalización.

No es suficiente cambiar su infraestructura material y económica sino entrar en un proceso alternativo de creación de instituciones que permitan a la persona ser libre, autónoma, y con un estado de poder satisfacer sus necesidades humanas.

Su participación es para perseguir un cambio cultural teniendo en consideración las relaciones de poder existente, y el poder por conquistar, tarea de osadía y de creatividad de los agentes sociales y políticos involucrados.

El cambio cultural se inserta a través de todas las relaciones existentes en las que se les debe reemplazar por nuevos paradigmas y nuevos contenidos. Por eso concebimos a la educación dentro de los movimientos sociales, y no exclusivamente encuadrada en las instituciones del sistema formal ya existentes.

Buscamos una sociedad sin privilegios, una sociedad inclusiva, una sociedad con nuevos valores que reemplacen a los parámetros individualistas del sistema neo-liberal. El desafío no es fácil porque están los parámetros dominantes heredados y enraizados desde siglos anteriores en nuestra sociedad.


¿Otro mundo es posible?
El diagnóstico ya lo conocemos, En esta oportunidad avanzamos bebiendo y recorriendo las sendas y travesías del pensamiento fecundo y en el legado teórico de Paulo Freire. Rendimos homenaje al pedagogo de la libertad y de la esperanza, de la indignación y de la ternura, al ciudadano del mundo nacido en Brasil cuyo testimonio y reflexiones nos permiten encaminar nuestras tareas, y enriquecerlas con millares de otros testimonios y experiencias que nos permiten una evaluación del trabajo realizado y de la proyección hacia la transformación social, la justicia y la paz en América Latina y el mundo, de manera lúcida, reflexiva, y organizada de nuestros compromisos. Paulo Freire nos ha dado ciertamente un impulso en toda América Latina y ya desde hace muchos años al presente las experiencias de educación popular han concurrido a los cambios que se han ido produciendo. El camino es ciertamente largo. Los cambios no se dan mecánicamente, y son un proceso que debe complementarse y profundizarse permanente y progresivamente.

De nuestra participación, de nuestra práctica política educativa socializada que tiene una naturaleza y direccionalidad política sacaremos de ella misma las enseñanzas necesarias para fortalecer nuestro trabajo en eficiencia y calidad.

Debemos evaluar nuestras debilidades y hacer una evaluación de la que aún seguramente no hemos sacado todas lecciones. En algunos o muchos casos nos hemos aburguesado, nos hemos instalado y acomodado. Algunos se han cansado en seguir luchando. Otros recién empiezan. No doy nombres ni recuerdos personales. Hay muchos en todos los lados. No hemos logrado aún la necesaria radicalidad, coherencia y consecuencia con la utopía y los sueños de crear las condiciones y los nuevos modelos de convivencia. El sistema neoliberal dominante ha sido más fuerte, y da la impresión que nuestros ideales no se han podido encarnar. Hasta en algunos casos también, debemos recocerlo, nos hemos equivocado, y quizás también nos hemos frustrado, y hasta fracasado en nuestros intentos. No hemos logrado construir las alternativas del cambio. Hemos sido también absorbidos.

¿La educación popular liberadora ha tenido la claridad suficiente para ser motor de nuestra participación? ¿De qué educación popular estamos hablando? ¿Cuáles han sido sus retos, sus desafíos?

La Educación Popular Liberadora por supuesto que está vigente y urgente su afirmación, expansión y consolidación..... Es una tarea muy rica, amplia, compleja o difícil, y en crecimiento, y que no podemos reducirlas a un modelo único o exclusivo, pero que no resta la necesidad de hacer un análisis y un acercamiento a criterios o paradigmas de mayor autenticidad que debemos elaborar, consensuar y tener presentes.

Sin mística, sin espiritualidad, sin disciplina interior, sin proyecto, no hay cambio verdadero.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres